La Tapati Rapa Nui es la fiesta más importante de la isla y, sin duda, una de las más importantes de la Polinesia.

Durante una semana (tapati) las familias se organizan para competir por la elección de una reina que represente a la isla. Se actualizan en esta fiesta las obligaciones comprometidas en un sistema relacional de reciprocidad, lo que supone que el éxito de cada candidata depende de los bienes y servicios retribuidos por la población hacia su familia. Estos bienes y servicios son utilizados en las distintas competencias donde cada familia realiza un aporte de acuerdo con su especialidad: confección de collares, preparación de grupos de baile, pesca en alta mar y deportes, entre las muchas actividades que incluye esta celebración, cuyo espíritu cooperativo se manifiesta además en el Tunu ahi (gran parrilla de pescado) comunitario.

El festival folclórico en el escenario de Hanga Vare Vare, es una competencia que le da estructura a los eventos nocturnos de la festividad. Cada competencia cuenta con tres masivos conjuntos de danza: niños, jóvenes y adultos que se preparan arduamente y confeccionan más de 500 trajes típicos. Los ganadores serán quienes obtengan la mejor puntuación promedio en música, canto, coreografía y sincronización.

En el Koro Haka Opo, los grupos se enfrentan en su habilidad para cantar cinco temas distintos que no hayan sido cantados por los rivales. Los competidores se compenetran para dar respuesta rápida a las diferentes situaciones que se producen. Durante tres a cuatro horas consecutivas se realza la simpatía, creatividad y complejidad de las canciones acompañadas por un despliegue de bailarines.

Muchas otras actividades de esta celebración ponen a prueba las increíbles destrezas físicas de los participantes. Entre ellas se cuentan, por ejemplo, la pesca de alta mar, el buceo, la recolección de orilla, las emocionantes carreras de caballos y la regata (antigua práctica del canotaje con reelaboraciones materiales actuales).

Hay también una exposición de excepcionales ejemplares agrícolas (como el camote más grande o la mayor cuelga de plátanos) y muestras artesanales donde los mejores artesanos en piedra, madera, confección de mahute, collares, etc. demuestran su habilidad. El kai kai (pintura corporal), combina el arte figurativo, la recitación y la destreza manual en la representación de un antiguo juego de hilos ejecutado con las dos manos y recitado (pata’uta’u).

El Tau’a Rapa Nui o triatlón es una de las actividades más recientes y alterna tres modalidades de carreras tradicionales: vaka ama, remo en bote de totora; aka venga, maratón cargando racimos de plátanos y pora, natación sobre flotadores de totora. Se realiza en Rano Raraku.

El Haka Pe’i es un deporte extremo donde jóvenes, mujeres y hombres desafían su valor deslizándose a gran velocidad sobre dos troncos de plátanos unidos por varas de madera con un corte en la parte delantera que facilita su desplazamiento, por la pendiente del Maunga Pu’i (cuya inclinación es de 45 grados). Los competidores, que visten a la antigua usanza con vistosas pinturas corporales, luchan cada uno por recorrer la mayor distancia y obtener así el primer lugar.

Esta monumental celebración de la cultura rapanui se realiza cada año en pleno verano, a fines de enero o principios de febrero, con miles de participantes.

Tips para el viajero