Isla de Pascua o Rapa Nui es la más oriental de las Islas de Polinesia, corresponde a la esquina derecha del “triángulo polinésico”, cuyas otros vértices son Hawaii (al Norte) y Nueva Zelanda (Aotearoa).

Exactamente, Isla de Pascua está ubicada en el extremo oriental de la Polinesia, en el Océano Pacífico Sur, en la Latitud 27° 9′ Sur, y la Longitud 109° 27′ Oeste. Se encuentra a 3.800 km de la costa de Chile continental, a la altura del puerto chileno de Caldera y a 2.600 km de Mangareva en el archipiélago de Gambier. Tahití se encuentra a alrededor de 4.000 km de distancia al noroeste de Isla de Pascua, la Isla chilena habitada más cercana y a una distancia aproximada de 3.000 kilómetros al sureste, es el Archipiélago de Juan Fernández. Esta ubicación le confiere la característica de ser una de las tierras insulares habitadas más aisladas del mundo.

A su vez, la forma de la Isla es la de un triángulo isósceles, con 24 km. de hipotenusa y catetos de 16 y 18 km cada uno aproximadamente. Su ancho máximo es de 12 km. En cada vértice se ubican tres volcanes inactivos. Al norte se encuentra el Maunga Terevaka que con 539 m. de altitud es el punto más alto de la Isla; por el suroriente se ubica el Poike con 377 m. y al sur poniente se encuentra el cráter del Rano Kau con 324 m (CONAF, 1997).

La Isla es de origen volcánico y está conformada por una plataforma que no supera los 600 m de altura. Hacia el interior muestra suaves pendientes en el sentido del derrame de lava y emergen numerosos volcanes secundarios y numerosas colinas de aspecto redondeado sobre planicies onduladas.

Es territorio chileno desde 1888 y administrativamente, la provincia y comuna de Isla de Pascua pertenecen a la Región de Valparaíso y depende del Gobierno Regional. Su capital es Hanga Roa. Esta es la provincia más pequeña de la región (163,6 Km2). Solo está integrada por una comuna, Isla de Pascua, que tiene bajo su tuición las Islas Sala y Gómez, y San Félix y San Ambrosio. De esta manera, Isla de Pascua es la única comuna perteneciente a la provincia del mismo nombre y representa solo el 1% de la superficie a nivel regional

La superficie de la Isla es manejada por el Ministerio de Bienes Nacionales es de 16.600 há de las cuales cerca de 540 há corresponden área urbana, es decir cerca del 96,7% de la superficie de la Isla es considerada área rural (PLADECO, 2013).

Isla de Pascua es una Isla volcánica de tipo oceánico, de edad reciente, estructurada por un complejo ciclo efusivo que culminó con el desarrollo de varios centros- eruptivos, los que, asociados a los procesos erosivos del mar, le dieron los rasgos morfológicos que hoy presenta.

Las características estructurales de sus efusiones están controladas claramente por sus propiedades petrológicas y geoquímicas, lo que da cuenta de una génesis típica de un volcanismo oceánico de puntos calientes (‘hot spot”) asociado a procesos dinámicos de una tectónica de placas y próximo a una zona de rift oceánico activo, como lo es la Dorsal del Pacífico Oriental.

Isla de Pascua, dentro del marco de la tectónica global de placas, se encuentra ligada a una línea de alto flujo calórico, conocida como “Easter Hot Line”, que corta el océano Pacífico a la latitud de 27° S aproximadamente. Además, forman esta línea otras Islas volcánicas como Sala y Gómez, San Félix y San Ambrosio, la Isla Pitcaim hacia el W de la dorsal del Pacífico y numerosos volcanes submarinos que le dan continuidad a esta “línea caliente” hacia el W (CONAF, 1997).

El triángulo volcánico constituido por Isla de Pascua se levanta a unos 3.000 m sobre el fondo oceánico, y su base oceánica tiene forma trapezoidal, alcanzando dimensiones de 130 km x 9 km x 60 km x 100 km, aproximadamente; es decir, su superficie basa es casi 50 veces superior a la superficie de la Isla y dada su pendiente, su cuerpo estructura un típico escudo volcánico oceánico.

Isla de Pascua está formada, en rasgos generales, por tres centros volcánicos principales: Poike, Rano Kau y Terevaka.

Estudios recientes demuestran la diferencia y complejidad de los procesos volcánicos que han estructurado estos centros, siendo el Poike el de evolución más simple y, a su vez, el más antiguo, como lo revelan las edades absolutas potasio-argón, que oscilan entre 3 millones de años y menos de 300 mil años. Sigue el Rano Kau, cuya actividad es relativamente contemporánea con la del Poike; sus edades oscilan entre 2,56 millones de años y 180 mil años pero a diferencia del Poike presenta una fase final más compleja, caracterizada por erupciones más ácidas (ricas en sílice). Sufrió erupciones violentas que culminaron con la explosión que generó el colapso del cono central, dando origen a la formación de la caldera que puede observarse hoy.

Por su parte, el Terevaka es el producto de múltiples erupciones fisurales tipo islándico, que controlan dos sistemas de fracturas de rumbo aproximado N – S, desde Hanga Oteo hasta Puna Pau. Se estima que su última actividad eruptiva ocurrió entre unos 10 mil y 12 mil años atrás, correspondiente a la colada de lava de Hiva Hiva, en la zona de Roiho.

Existen otras estructuras volcánicas parásitas en cada uno de estos centros, como la línea efusiva ácida que va desde el Orito Te-Manavai, pasando por la caldera del Rano Kau hacia los Motu-Kao-Kao, Motu-Iti y Motu-Nui y probablemente hacia otras estructuras volcánicas submarinas.

Todo lo anterior demuestra el origen volcánico de la Isla, cuya topografía original es conservada debido a la gran permeabilidad que caracteriza a los flujos de lavas basálticas y a los conos cinericios que han evitado la formación de corrientes de aguas superficiales permanentes, que erosionan la Isla.

Tips para el viajero